Menu
Mostra menu

El crimen organizado, en la última decada...

... ha concentrado sus propios intereses en los tráficos internacionales, adecuando, como consecuencia, sus propias estructuras, mediante el empleo de las nuevas tecnologías. En tal cuadro, la comunidad internacional ha dirigido sus esfuerzos hacia formas de colaboración siempre más vastas con el fin de controlar la nueva amenaza criminal en un contexto integrado, caracterizado por objetivos de acción común .
El Arma de los Carabinieri, en el ámbito del desarrollo de la “política de cooperación” de los Ministerios de Defensa y del Interior, emprendió iniciativas específicas, dirigidas a competir con los otros organismos nacionales, militares y de policía  compartiendo las experiencias nacionales para obstacular el crímen organizado.
En primer lugar, se intensificó el intercambio de experencias en sectores tales como la formación y el reclutamiento del personal, de las organizaciones de servicio y de las nuevas tecnologías con las Fuerzas de Policía de ordenamiento militar de otros estados, empleando con otros cuerpos militares los acuerdos ya alcanzados, con la Gendarmería General Francesa y la Guardia Civil Española en 1994.
Encontrándonos así, en el mes de Octubre del 1999, con la formalización del Acuerdo FIEP (acrónimo de las iniciales de los cuatro países firmantes : Francia, Italia, España y Portugal) quienes adherieron, además del Arma de los Carabinieri, la Gendarmería Nacional Francesa, la Guardia Civil Española, la Guardia Nacional de la República portuguesa, la Gendarmería Turca, la Koninklijke Marechaussée Holandesa y la Gendarmería Real Marroquina.
Contemporáneamente, se subscribieron acuerdos técnicos bilaterales con la Gendarmería Rumena, las Tropas Militarizadas Internas de Ucrania, las Fuerzas Armadas del Qatar, la Gendarmería Nacional Argentina y los Carabineros de Chile siempre con la óptica mirada a ampliar las experiencias de cooperación en materia de adiestramiento, formación de cuadros, sistemas de información, relaciones públicas y trato con el público.
En lo que se refiere, a la cooperación internacional entre policías, el Arma de los Carabinieri desarrolló sus propias líneas de acción en función de las directivas emanadas del Ministerio del Interior según el Art. 6, coma 1, letra g) de la ley del 1° de Abril del 1981, n°121.

Composición fotográfica.Las acciones emprendidas se dirigieron principalmente hacia la intensificación del intercambio de información referida a fenómenos criminales emergentes, la individualización de los mejores procedimientos operativos de contraste, la difusión de experiencias investigativas reveladas como las más eficaces, así también como la búsqueda de propuestas que conviertan las legislaciones nacionales más  homogéneas.
Oficiales del Arma participaron en los trabajos de los Grupos G 8 “expertos terroristas” y de “Lyon” – subgrupo “Law enforcement”, de los Grupos de Trabajo deseados por la Convención de Aplicaciones del Acuerdo de Schengen para el desarrollo del “acquis” comunitario, como, además todas las  actividades de cooperación de policía en el ámbito del III Pilar Justicia y Asuntos Internos de la Unión Europea.
El empeño  del Arma, en particular, favorece las iniciativas asumidas por la Oficina Europea de Policía – Europol, cuyo órgano internacional que antepone como prioridad el análisis de los fenómenos criminales emergentes, y que progresivamente evoluciona en su rol como centro de intercambio de datos y noticias, como sede de estudio, y proyección de eficaces formas de colaboración entre las estructuras investigativas de los diferentes estados.
En esta importante sede de cooperación, Oficiales de los Carabinieri, pertenecientes a los repartos especiales participaron, en calidad de “expertos”, a proyectos de “ficheros para análisis” (Analysis Work File – AWF) referido a la criminalidad organizada y sus tráficos de clandestinos del este europeo, así como, aquellos relacionados con el terrorismo.
Además, la Agrupación Operativa Especial ha activado recientemente, a través de Europol un Proyecto Operativo entre Estados Miembros (Member State Operational Project – M.S.O.P.), para desarrollar los aspectos internacionales de una investigación a una gran organización criminal dedicada al tráfico de seres humanos (“Operación Girasol 2”).Tal procedimiento permitió intercambiar, en tiempo real, informaciones útiles para las investigaciones, incluso en otros estados de la Unión y en Países candidatos a formar parte de ella y a compartir las estrategias operativas conexas.   Este original modelo procesual aplicado, anticipó la realización del “Joint Team”, equipos investigativos conjuntos formados por personal de Europol y de las Fuerzas de Policía Nacionales, para el desarrollo de investigaciones con respecto a organizaciones activas en más Países Europeos. El compromiso de la institución en Europa se concretizó no obstante el alejamiento de un oficial de enlace del desk italiano, dos oficiales del Departamento de análisis y un oficiál de célula antiterrotista (SC 5) incluída  en el neo-istituido “Departamento de crímenes graves”.
Además, oficiales de los Carabinieri están cumpliendo sus funciones en las oficinas de enlace di Bar (Montenegro) y Tirana (Albania), mientros otros oficiales prestan servicio en calidad de “expertos “ antidroga en Bolivia, Colombia, Marruecos, Polonia, República Dominicana, Hungría y Paquistán.
Asímismo, fueron activados y atribuídos a oficiales del Arma, las oficinas de enlace de Interpol, de Pekín (China), Sofía (Bulgaria), Atenas (Grecia) y Camberra (Australia).

Composición fotográfica.La contribución de los Carabinieri en la programación adoptada dentro del III Pilar de la Unión Europea fue significativa, incluso en ocasiones de las reuniones semestrales de la “Task Force de los Jefes de las Policías europeas, a las cuales participan el Mando General del Arma y el Jefe de la Policía, del grupo “Cooperaciones de Policía” y del “Grupo Terrorismo”, como también durante los numerosas reuniones comunitarias con la intención de promover los intercambios de conocimientos y de experiencia, aparte de la integración entre las policías de los diferentes estados.
El tesón y la profesionalidad, con que la Institución respondió a cada cita internacional han recibido finalmente un formal reconocimiento por parte de la Comisión Europea que en el marco de los Programas “PHARE”, finalizados a evaluar la capacidad de los Países candidatos al ingreso en la UE adecuándose bajo el perfil normativo a las disposiciones comunitarias en algunos sectores reconocidos fundamentales (entre otros : control de las fronteras externas, organización de las Fuerzas de Policía, lucha contra la criminalidad organizada, por el reciclaje y la corrupción), introdujo un Oficial Superior de los Carabinieri en el grupo de expertos encargados de verificar la correspondencia de las estructuras institucionales de Lituania y Letonia al Acquis de Schengen. El Arma participa, por otra parte, a la cooperación internacional de policía desarrollada a través de la Organización Internacional de Policía Criminal – OIPC – Interpol, destinando, en particular, su propio personal al Servicio para la Cooperación Internacional de Policía, puesto a las dependencias del Departamento de la Seguridad Pública – Dirección Central de Policía Criminal así como al Secretariado General. El Servicio se articula en 5 secciones : la segunda y la tercera, representan, en tal consenso, las estructuras italianas de Interpol.
Para concluir, señalamos que un Oficial del Arma está destinado en la “Oficina Europea para la lucha antifraude” (OLAF) en calidad de experto nacional  destacado en el sector de la prevención y falsificación del Euro.
Esta cooperación, si bien desarrollándose en el ámbito del I Pilar, Politicas Comunitarias, en vez de en el  III Pilar, Justicia y Asuntos Internos, permite poner a disposición de la Comunidad Europea la consolidada experiencia adquirida por parte del Arma de los Carabinieri en el especifico ámbito de especialización.
Particular importancia, en fin, posee la cooperación de los grupos de trabajo ENFSI (European National Forensic Science Institutes), que en la actuación de la Agrupación de Investigaciones Científicas compite con los demás Institutos técnicos – forenses europeos en la búsqueda y experimentación de las más modernas metodologías de investigaciones científicas.