Menu

Los Carabinieros TPC

 La Unidad de los Carabineros para la Tutela del Patrimonio Cultural (Comando Carabinieri Tutela Patrimonio Culturale – TPC) se creó en el 1969, un año antes de la Convención UNESCO del 1970, sobre la base de la cual todos los Estados miembros fueron invitados a la creación de servicios específicos para la protección de sus patrimonios culturales nacionales.

La TPC es parte del Ministerio para los Bienes y Actividades Culturales de Italia y actúa para la salvaguarda y la protección del patrimonio cultural nacional, a través de la prevención y represión de actividades criminales múltiples y relacionadas entre ellas.

En conformidad con la legislación italiana relativa a la protección del patrimonio cultural, los Carabineros TPC son el centro de información y análisis de referencia para todas las fuerzas del orden italianas.

El Estatuto que reglamenta la organización prevé, a nivel central, una Oficina Directiva y un Departamento Operativo (dividido en tres Secciones: Arqueológica, Antigüedades, Arte Moderna y Falsificación) y, a nivel territorial, 12 Unidades locales regionales o interregionales más una Sub Unidad en Sicilia.

 Con referencia al ámbito internacional, además de la cooperación internacional entre fuerzas de policías que se realiza dentro de INTERPOL, la TPC tiene otras responsabilidades, como proveer apoyo especializado en operaciones del peace-keeping - como se hizo en Iraq entre el 2003 y el 2006 -; responder positivamente a las solicitudes de otros países, capacitando sus policías y aduanas; dar consultoría al Ministerio para los Bienes y Actividades Culturales de Italia en tema de recuperación de restos arqueológicos pertenecientes al patrimonio cultural nacional y exhibidos en museos y colecciones privadas al exterior.

Desde el 1980, la TPC está utilizando como instrumento auxiliar para sus investigaciones una “Base de Datos de bienes culturales sustraídos ilícitamente”, reglamentada por el Artículo 85 del Decreto Legislativo n. 42 del 22 de Enero de 2004 (Código de los Bienes Culturales y Paisajísticos), la cual incluye informaciones sobre los bienes en búsqueda, la procedencia italiana o extranjera y los relativos eventos criminales.

El uso de tecnología informática sofisticada ha hecho que la Base de Datos se volviera en un instrumento de referencia para la Unidad TPC y para todas las otras fuerzas del orden, favoreciendo la conducción de una atenta análisis del fenómeno criminal relativo al tráfico ilícito de los bienes culturales.